La gigante de tecnología está dispuesta a recortar los precios de sus dispositivos a la mitad sólo para poder entrar en tu hogar.

Google recortó a la mitad el precio de su dispositivo inteligente Home Hub durante épocas navideñas, meses después de que hizo su debut en octubre de 2018.

Mientras que en diferentes lugares llegó a los $79.20 dólares, casi la mitad del precio original de $150 dólares, ahora puede ser encontrado a la venta en $99 en tiendas como Target. También, el dispositivo Google Home Mini, inicialmente a la venta por $50 dólares, ahora se vende regularmente por $25.

Probablemente Google no está intentando deshacerse de mercancía que se vende más despacio, o limpiar su inventario para un nuevo modelo. La compañía simplemente quiere ser parte de tu hogar.

Las bocinas inteligentes han probado a Amazon que son un indicador de lealtad de la marca y una fuente de ganancias recurrentes de un consumidor. Investigaciones recientes encontraron que quienes tienen un Echo gastaron un promedio de $1,700 por año en Amazon.com, $400 más de miembros de Amazon Prime.

Mientras que Google tiene un modelo de negocio diferente, vender anuncios a negocios en lugar de una amplia variedad de productos, tiene sus propios servicios como Google Play Music para aumentar ventas. Y Google puede usar datos que recopila en tu casa para orientarlos a tus gustos y/o necesidades con anuncios. Incluso si Google gana unos centavos de la venta de su dispositivo, puede obtener mucho más beneficio de esa corriente adicional de información que proviene de su hogar.

Las apuestas de Google han valido la pena en el pasado. La compañía vio un crecimiento inmenso en 2018, con estimados de un crecimiento del 449% año sobre año en envíos trimestrales de sus bocinas Home. Amazon aún tiene la posición de liderato en términos de cuota de mercado global, con un 38% globalmente para este verano. Google se está recuperando, alcanzando el 27% del mercado global en comparación con nada hace dos años.