El blogger de origen sueco ha sido señalado repetidas veces por contenido racista y antisemita, por lo que a muchos investigadores no les sorprendió lo sucedido.

Una de las celebridades más grandes de YouTube se encontró a sí mismo enredado en la cobertura de noticias del tiroteo masivo en dos mezquitas en Nueva Zelanda.

El tirador, quien había transmitido en vivo parte del ataque que dejó 49 personas muertas, urgió a los espectadores a “suscribirse a PewDiePie”, refiriéndose al alias usado por Felix Kjellberg, un sueco que tiene un canal que ha dominado YouTube y la controversia a lo largo del camino.

Kjellberg fue muy rápido para distanciarse del tiroteo.

“Me siento completamente asqueado que mi nombre sea pronunciado por esta personas”, dijo a través de su cuenta de Twitter. “Mi corazón y pensamientos para las víctimas, sus familias y todos quienes fueron afectados por esta tragedia.”

Sin embargo, el blogger no es ajeno a la controversia. En años recientes, ha sido enaltecido por la extrema derecha y enfrentó críticas por su uso de imágenes antisemitas y lenguaje sexista y racista. Aquí hay una mirada más cercana a PewDiePie y las palabras del tirador de Nueva Zelanda.

¿Quién es PewDiePie?

Como PewDiePie, Felix Kjellberg ha amasado 89 millones de suscriptores en YouTube en la última década con videos que contienen diatribas de comedia, comentarios y narración de videojuegos.

Aunque editados, los videos cargan con una estética íntima y sin escrúpulos que ha ayudado al blogger a permanecer relevante y ser buscado por publicistas. De acuerdo a Forbes, un video patrocinado por PewDiePie puede costar arriba de $450,000. Kjellberg ganó $15.5 millones el año pasado.

El significado de “Suscríbete a PewDiePie”

Hay más en las palabras del tirador — “Suscríbete a PewDiePie” — de lo que percibimos a simple vista.

Kevin Roose, columnista del diario New York Times, escribió el viernes 15 de marzo que el mensaje pudo tener dos propósitos: para encender la tensión política y como un signo de aprobación de aquellos que observaban la transmisión del tirador.

Para lograr esos objetivos, el atacante, que en su momento no había sido identificado oficialmente, usó un meme que nació de una competencia por el dominio de YouTube.
El año pasado, T-Series, una discografía y productora ubicada en India, surgió como una amenaza al status de PewDiePie de los mejores clasificados de YouTube.

La respuesta de Kjellberg fue bromear con sus seguidores para que “evitaran” a T-Series, incluso yendo lejos al punto de hacer una canción de burla en contra de la competencia. Otros YouTubers se unieron a la pelea, con algunos comprando publicidad de radio y tv.

Al igual que con muchas otras frases repetidas en línea, “suscríbete a PewDiePie” se convirtió en un símbolo, un meme, en sí mismo.

Respaldado por la extrema derecha

En 2017, Disney rompió su lazo con el blogger y YouTube se distanció de él tras la investigación de The Wall Street Journal, diario que identificó al menos nueve de sus videos que contenían gestos e imágenes antisemitas.

En uno de ellos, un par de hombres contratados por Kjellberg desplegaron un signo que se leía “Muerte a todos los judíos” y después rieron y bailaron. En otro video, se aprecia que viste un uniforme militar café, asintiendo a material de archivo de Hitler dando un discurso.

Algunos de los videos fueron removidos y Felix Kjellberg describió los segmentos como bromas, declarando en un comunicado que en “ningún momento apoyo cualquier tipo de actitudes de odio” y que “entiendo que estas bromas fueron ultimadamente ofensivas”.

Pese a esos comentarios, miembros de la extrema derecha respaldaron lo que PewDiePie había hecho.

Una publicación de The Daily Stormer, sitio neo-Nazi, notó que los videos fueron cuestionados por las opiniones del blogger, pero concluyó que no importaban: “El efecto es el mismo; normaliza el Nazismo, y marginaliza a nuestros enemigos”.

En un artículo del año pasado, Paul MacInnes, quien escribe sobre deportes y cultura popular en el diario The Guardian, criticó las publicaciones principales por ignorar en gran medida a Kjellberg.

“Llamarlo un agitador de la extrema derecha probablemente sea injusto puesto que nunca se ha identificado públicamente con el movimiento proto-fascista”, MacInnes escribió. “Pero comparte mucha de su cultura y lo amplifica a través del mundo. Las personas deberían ponerle más atención a PewDiePie”.

Otras controversias

Más tarde en 2017, Kjellberg usó un insulto racial durante una transmisión en vivo de un videojuego, que más tarde describió como “extremadamente inmaduro y estúpido”.

“Dije la peor palabra que pude haber pensado, y simplemente se resbaló de mi boca y no diré ninguna excusa de por qué lo dije”, explicó en un video disculpándose por el uso de su palabra.

El año pasado, PewDiePie se metió en una discusión con Natalia Mogollon, otra personalidad famosa en línea en la red social Twitch, donde aparece con el alias Alinity Divine y narra transmisiones en vivo de videojuegos.

En un video donde el blogger está probando un dispositivo que rastreo ocular, Kjellberg bromeó al referirse a las mujeres en uno de los videos que el miraba, incluyendo a Mogollon, como “stupid Twitch thots”, un término ofensivo que sus siglas significan “That Hoe Over There”, que se traduce a “Esa zorra de allá”, es decir, PewDiePie se refirió a ellas como “estúpidas zorras de Twitch”, en resumen.

Mogollon se ofendió. En un ir y venir de peleas, Kjellberg sugirió que ella intencionalmente se vestía provocativamente en su canal.

“Oh, estás jugando videojuegos con la falda más corta y es nuestra culpa por verla en cualquier forma sexual, ¿cierto?”, dijo.

Meses después, fue criticado como insensible por compartir un meme que hacía referencia a la batalla con las drogas de la cantante Demi Lovato.