¿Quién no se ha preguntado el significado real de la palabra branding?

La palabra branding ha causado un revuelo en cuanto a su significado, ya que su uso no siempre es todo lo adecuado que debiera, sobre todo por parte de los clientes.

Su significado real es crear una imagen propia de la marca, transmitir un mensaje único sobre la empresa, productos o servicios.

Pero, ¿cuántas veces no nos hemos topado con infinidad de clientes con la misma frase? “¡No quiero estrategias de branding, yo quiero ventas!” Muchas, supongo.

Como mercadólogos debemos explicarle a nuestros clientes que ventas y branding van y deben de ir de la mano siempre, uno complementa al otro. Para lograr vender y que el mercado meta reconozca los productos o servicios, se requiere de una estrategia de ‘branding de marca’, la cual contribuye al posicionamiento a través de los años, pues no se construye una marca de un día para otro.

Branding digital
Años atrás, antes de que existiera el ‘bendito internet’, el branding requería la integración de la publicidad, el servicio a clientes, la promoción, las relaciones públicas, el marketing directo, mailings, descuentos, patrocinios, el boca a boca y otras mil formas de comunicación, en pocas palabras Publicidad Tradicional.

Llega internet y todo cambia a golpe de clic. En la actualidad, todo el mundo busca hacer el proceso más corto. Nadie tiene tiempo de aplicar los principios clásicos del marketing o de las relaciones públicas. Todo debe de hacerse ya, ahora, de forma inmediata. No hay tiempo que perder o tu competencia te ganará.

El branding es una herramienta que ayuda a la venta, la potencializa, acelera y se podría decir que hasta automatiza la venta.

Existen 4 puntos principales que hay que tomar en cuenta a la hora de integrar las propuestas de marketing sin venderlas aparte y así los clientes estén conscientes de que es importante en invertir en estrategias de branding para que sus productos y/o servicios tengan el éxito esperado.

1 – Crear una personalidad de marca visual.
2 – Contar historias más emocionales a través de la marca.
3 – La consistencia de los mensajes mediante la publicidad para lograr ser una marca recordada.
4 – Que perdure en el tiempo.